El enfoque peruano integrado hacia las contribuciones determinadas a nivel nacional  puede impulsar el rol de la Agroforestería en la lucha contra el cambio climático.

Adapted from the article by Rob Finlayson

Translation and adaptation by Michelle Linares

La capacidad de la Agroforestería para producir múltiples beneficios puede hacerla un ingrediente clave del enfoque innovador y multisectorial del Perú para alcanzar las NDCs (contribuciones determinadas a nivel nacional). ¿Qué se necesita para aprovechar al máximo su potencial?

La acción climática es cada vez más un proceso dirigido y conducido por los países. Mediante sus Contribuciones Determinadas Nacionales (NDCs), cada país articula cómo ellos van a cumplir sus metas establecidas en el Acuerdo de Paris.

La Ministra de Ambiente de Perú, Elsa Galarza, durante un evento co-organizado por el World Agroforestry Center (ICRAF) en el marco de las conferencias sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas de noviembre del año pasado realizadas en Bonn, Alemania, presentó un enfoque innovador, multi sector y multi agente del país para las NDCs apoyado por una Propuesta de Ley Marco sobre Cambio Climático que pende de aprobación.

Esto permitirá al Perú armonizar la legislación y acción concretas así como también proveerá una contribución  hacia otros objetivos estratégicos, particularmente, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el desarrollo de una estrategia de crecimiento verde necesitada para apoyar la admisión del país a la Organización para Cooperación y Desarrollo Económico. Para el 2030 los esfuerzos en mitigación basados en circunstancias y capacidades nacionales resultará en una reducción del 20% de emisiones con un extra 10% condicional de apoyo internacional.

En Perú los sectores con emisiones de gases invernadero más altas son Uso de Tierra, Cambio de Uso de Tierra y Selvicultura USCUSS (“LULUCF” en inglés) y agricultura, contando con más del 60% del total nacional. Estos son también los sectores con el potencial más alto de mitigación mientras que al mismo tiempo son los más vulnerables al cambio climático.

Compromisos clave tomados por Perú en el marco de los NDCs abarcan los sectores agricultura y bosque, entre los cuales existen 4 medidas centradas en los árboles: dos para la agricultura, acerca de la promoción de sistemas silvopastoriles en la Amazonía y las regiones de los Andes (o andinas); y dos para el sector bosque acerca de la Agroforestería aplicada en café y cacao.

Valentina Robiglio, investigadora de ICRAF en Perú, ha estado cercanamente involucrada en la identificación de opciones de mitigación y adaptación de sistemas de producción de productores familiares en la Amazonía peruana. Ella señaló el potencial que la Agroforestería tiene para contribuir con las NDCs en Perú —considerando ambos beneficios directos e indirectos— va más allá de estimaciones  actuales.

‘En las NDCs peruanas, las medidas de Agroforestería propuestas a la fecha contribuyen a la mejora de la capacidad de almacenamiento de emisiones de carbono en los sistemas productivos’, explicó Robiglio. ‘Por ejemplo, plantar árboles en cercos vivos (“living fences” en inglés) en sistemas silvopastoriles sobre pastos degradados así como el uso de áreas previamente degradadas por el establecimiento de Agroforestería con café y cacao puede aumentar el almacenamiento de carbono hasta más de 80 toneladas por hectárea. Pero es importante considerar su contribución indirecta a la reducción de las emisiones por cambio de uso. Cuando, en tierras que han sido deforestadas en el pasado, se implementa Agroforestería como una estrategia de intensificación sostenible de café y cacao o palma de expansión de los cultivos sobre también se reducen contribuyendo a la reducción de la deforestación y de las emisiones relacionadas, lo que es aún más estratégico para el Perú’

Investigadora Maria Baca de ICRAF discute el impacto del cambio climático en el proceso de maduración de los frutos del café en Junín. Foto: World Agroforestry Centre/Valentina Robiglio

Además la Agroforestería es importante para las sinergias con el tema de la adaptación, según Robiglio.

‘Los productores de café en zonas de baja altitud están cada vez más sufriendo de sequías y patrones de lluvia cambiantes, que amenazan el 40% de áreas actualmente aptas. Aun así, el diseño y manejo cuidadoso de los niveles de sombra de árboles a través de las prácticas agroforestales pueden reducir el riesgo y aumentar la resiliencia de sistemas de producción y familias productoras’.

La totalidad de los beneficios de la Agroforestería, agregó Robiglio, podría obtenerse mejor desde el reconocimiento de sus múltiples funciones y el establecimiento de un contexto técnico y socio-institucional habilitante que promueva la adopción de prácticas basadas en la integración de árboles a los cultivos. La Agroforestería debería ser incorporada sistemáticamente y de manera en los sub sectores de agricultura y forestería. Por esto se necesita una definición legal de Agroforestería, con cruces multi-sector. Esto facilitaría el reconocimiento formal del vital, pero actualmente despreciado, rol de árboles en la agricultura y en su provisión de servicios ecosistémicos. Este rol puede verse en varias practicas empleadas para el manejo de sistemas productivos basados en arboles desde los Andes hasta la Amazonía.

‘La implementación de las Cesiones de Uso para Sistemas Agroforestales presentada en la Ley Forestal ya ofrece un mecanismo altamente prometedor para la promoción de la Agroforestería y para lograr  sus múltiples beneficios en la frontera de los bosques, incluyendo la reducción de deforestación, ella añadió. ‘Esto puede contribuir significantemente al enfoque altamente inclusivo e integrado de Perú hacia los NDCs, ofreciendo una oportunidad única para avanzar y articular una agenda de la Agroforestería’.

El estudio global presentado por ICRAF en la conferencia “Cómo la Agroforestería impulsa el cumplimiento de las contribuciones determinadas a nivel nacional” (“How agroforestry propels achievement of nationally determined contributions” en inglés) muestra que la mayoría de países prioriza la Agroforestería como una estrategia para lograr sus NDCs, que la Agroforestería cubre 1 billón de hectáreas alrededor del mundo con potencial de almacenamiento de carbono que puede compensar un equivalente de 20 años de emisiones de deforestación, contribuye a la regulación de microclimas, apoya la conservación de la biodiversidad, mejora la fertilidad del suelo y provee apoyo para nutrición diversa con una contribución significante para la seguridad alimenticia.

 

Elizabeth Kahurani-Kimani proporcionó material para este artículo.

Artículo original en inglés:
http://blog.worldagroforestry.org/index.php/2017/12/14/perus-integrated-approach-to-nationally-determined-contributions-can-boost-agroforestrys-role-in-fighting-climate-change/

Danos tu opinión

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *